Servicios asistenciales para mayores

Servicios asistenciales para mayores
En el cuidado de los enfermos y de las personas mayores, hay que tener en cuenta una serie de consideraciones. Los profesionales las conocen en todos los detalles, como es por ejemplo, la necesidad de evitar las úlceras por presión. Se trata este de uno de los padecimientos frecuentes en este sector de población. Se dan cuando las personas con movilidad reducida, o con movilidad nula, no son convenientemente tratadas. Para evitar que las UPP aparezcan, hay que realizar movilizaciones periódicas, cada 2-3 horas aproximadamente. Los profesionales a cargo de las personas mayores y/o enfermas, deben también conocer los estadios por los que pasan estas lesiones.

Los servicios asistenciales para mayores que podrán hallar los ciudadanos de Granada, y también de otras poblaciones de la provincia, incluyen el control de la medicación, el control de las constantes vitales y otros muchos trabajos de importancia.

Control y administración de la medicación


Los facultativos prescriben a los pacientes fármacos para su mejor calidad de vida, pero hay veces en que las medicinas que deben ser administradas, son muchas y los tiempos y medidas deben respetarse escrupulosamente. Aunque haya familiares con tiempo para cuidar de sus seres queridos, a veces pueden hacerse un lío y provocar serios problemas en la salud de los pacientes.

Control de las constantes vitales


Es otro de los trabajos de gran relevancia... una tarea para la cual también se precisa cualificación. Enfermeros, auxiliares de enfermería y especialistas en geriatría, se encargan de medir los niveles de glucosa, de tomar la tensión arterial y proporcionar la información adecuada a los médicos en caso de observar alguna variación negativa en los parámetros.

Acompañamiento hospitalario


Se da cuando las personas dependientes, deben acudir a centros hospitalarios y sus familiares, por diversas razones, no pueden acompañarlos a dichos lugares. El acompañamiento hospitalario requiere en ocasiones de preparación profesional, sobre todo cuando hay que acompañar a personas de movilidad reducida pero con cierta independencia. Sobre todo en el caso de pacientes con sobrepeso que no usen sillas de ruedas, los protocolos de seguridad para evitar caídas serán tenidos en cuenta en todo momento por sus acompañantes.