Fisioterapia adaptada a personas mayores

Fisioterapia adaptada a personas mayores
Son muchos los centros de día y las residencias de ancianos que cuentan en su equipo de profesionales con fisioterapeutas con experiencia en geriatría y que conocen las técnicas para tratar los músculos y las articulaciones de los más mayores.

A partir de ciertas edades disminuyen las capacidades funcionales por eso hay que poner remedios para prevenir o para tratar los problemas que pueden aparecer, entre otros motivos, a causa de la inactividad, del sedentarismo o de alguna enfermedad.

Si una persona anciana ha estado unos días en cama o se ha caído y tiene que hacer reposo, cuando vuelva a su vida diaria notará las consecuencias, puede que esté más débil y se sienta con menos fuerzas.

Ante esta situación los profesionales en fisioterapia pueden darle masajes específicos con el objetivo de tratar sus músculos y que vuelvan a estar activos. Además pueden realizar sesiones y talleres de actividades para que ejerciten brazos, piernas y espaldas de una forma amena.

La fisioterapia en las personas mayores tiene otros muchos beneficios como aumentar su calidad de vida, prevenir posibles lesiones, facilitar su recuperación, mejorar su movilidad y agilidad y su resistencia.

Con unos masajes adecuados y con unas sesiones los expertos en fisioterapia pueden conseguir mejorar la masa muscular y evitar fracturas, mejorar la movilidad de los que tienen más dificultades y contribuir a una mayor calidad de vida.

Muchas de las dolencias o dificultades que padecen las personas de la tercera edad podrían tener su origen en problemas óseos o de la columna vertebral así como hernias, y si no se pone una solución pueden crearles dependencia y problemas graves de autoestima.

Por ello un profesional en fisioterapia podría favorece el movimiento de las articulaciones, evitar el deterioro de tejidos y músculos e incluso corregir determinadas posturas. De esta manera y con un tratamiento adecuado podría evitarse llevar bastones o andadores.