Cómo evitar úlceras en pacientes encamados

Cómo evitar úlceras en pacientes encamados
Entre los problemas más importantes que afectan a las personas mayores, enfermas o encamadas, se hallan las úlceras por presión. Son estas lesiones que afectan a la piel y zonas subyacentes... zonas que pueden verse seriamente afectadas.

La falta de irrigación sanguínea es una de las causas de las llagas, aunque también han de colaborar factores exteriores, como la presión o rozamientos. Muchos familiares se preguntan cómo evitar úlceras en pacientes encamados, de manera que se eviten infecciones y, también, el dolor que producen estos problemas en los pacientes.

Para evitar que las úlceras aparezcan o empeoren, hay que tener en cuenta ciertas consideraciones... consejos que ayudarán a impedir la extensión de una afección ya de por sí molesta. Uno de los principales consejos es mantener la piel siempre seca y perfectamente limpia; la humedad y falta de higiene son aliadas de las llagas y otros problemas de salud, especialmente que afectan a la piel. Además, es importante utilizar ácidos grasos hiperoxigenados para la piel.

Otro factor fundamental es la movilización; deben efectuarse movilizaciones cada 2 o 3 horas, dependiendo del estado de la úlcera. Además de descansar en una cama bien hecha y sin arrugas, se aconseja la utilización de colchones antiescaras.

Los pacientes que padezcan úlceras deben ser, por supuesto, tratados por facultativos... pero es conveniente que los propios familiares estén al corriente de los estadios de las llagas. En este sentido, podemos hablar de cuatro estadios:

El primero es el que engloba a llagas todavía no visibles. Al presionar la piel del paciente, esta no se blanquea.

El segundo estadio corresponde a úlceras que implican afección de epidermis. La úlcera comienza a aparecer como una abrasión.

El tercer estadio engloba a las llagas que se presentan con disminución del grosor de la piel, afectando a los tejidos subcutáneos y el músculo.

El cuarto estadio es el más grave. Las úlceras se presentan como herida abierta; la piel pierde grosor hasta que la afección llega hasta el hueso.