Atención a mayores y enfermos

Atención a mayores y enfermos
Actualmente, la medicina y la ciencia han logrado avances que se traducen en una mejor calidad de vida para muchos pacientes, también para enfermos y mayores, estén o no encamados. Sin embargo, para que los tratamientos sean efectivos, han de ser administrados cuidadosamente y con todo celo. Los equipos especializados en la atención a mayores y enfermos, realizan entre otras tareas, movilizaciones periódicas.

Esta es una de las acciones más importantes, una acción encaminada a mejorar las condiciones de salud especialmente de los pacientes encamados. Las llagas pueden presentarse si no se toman medidas, como es por ejemplo, procurar que las sábanas estén siempre bien extendidas y tersas, sin arrugas. Las úlceras por presión se producen, entre otras razones, por fricción o presión de telas u objetos sobre la piel.

Las movilizaciones también tienen como objetivo evitar llagas, ya que al mover el miembro, se mejora la circulación de la zona. Es importante que se ocupe de estas tareas personal especializado, pero también es relevante que las propias familias estén al tanto de las diferentes fases por las que pueden pasar las llagas.

Al ser uno de los problemas específicos en estos pacientes, ha de conocerse los estadios de las UPP. Hay cuatro estadios principales, siendo el primero aquel en que no se presenta la úlcera a la vista; tan solo se observa que la piel, al presionarla, no blanquea. El segundo estadio engloba las llagas que se presentan afectando superficialmente la epidermis. En el tercer estadio podemos encontrar disminución del espesor de la piel, una disminución que concierne también al músculo y a los tejidos subcutáneos. El cuarto estadio se presenta con pérdida de espesor de la piel, afectando a músculo, tendones y llegando hasta el hueso.

La atención a mayores y enfermos también engloba otras muchas tareas, como el acompañamiento hospitalario y la toma de constantes vitales.